5|

Turismo Educativo en Embalse y Chapadmalal

Puntos de encuentro de los estudiantes del país

Un total de 4200 chicos de escuelas primarias de las provincias de Chaco, Córdoba, San Juan, Santiago del Estero, Mendoza, Jujuy, La Pampa, Corrientes, La Rioja y Tucumán participaron de las colonias de verano en las unidades turísticas de Embalse Río Tercero, Córdoba, y Chapadmalal, Buenos Aires, ambas dependientes del Ministerio de Turismo de la Nación. El Programa Nacional de Extensión Educativa del Ministerio de Educación organiza estos viajes desde 2003, lo que permitió que este año 1500 chicos y chicas de 5º y 6º año conozcan la costa atlántica, y otros 2000 estudiantes conozcan las sierras cordobesas.

Las jornadas en la costa incluyeron un espectáculo teatral, la visita al Acquarium y un recorrido por la ciudad de Mar del Plata. En la localidad cordobesa, en cambio, los chicos visitaron la central hidroeléctrica y pasearon por el centro de la localidad.

Todos los años el Programa elige un tema para abordar durante las colonias. En esta ocasión el eje temático elegido fue "Palabras Jugadas", mediante el cual se trabajaron contenidos vinculados con la lectura, la narración y la escritura. Bajo esta consigna se entregaron libros para maestros y alumnos, se realizaron capacitaciones docentes, se dispuso de una biblioteca para que grandes y chicos disfruten de la lectura durante la estadía, y se llevaron a cabo talleres literarios.


Un niño arma su carpa en la jornada de campamento en de la colonia de Embalse


A quienes les tocó vivir la experiencia la primera semana de enero, tanto en Embalse como en Chapadmalal, tuvieron la oportunidad de compartir el festejo del día de reyes. Cada niño recibió un juguete y un libro, y vio una obra de teatro.

Los reyes magos en Embalse

Juan tiene 11 años y es de San Juan. A la sombra de un árbol escribe su diario personal de la colonia. Nos muestra que allí anota que estuvieron los reyes magos, que pasó un día de campamento, que fue al taller de pintura sumi-e y que lo que más le gustó fue un cuento de Javier Villafañe que narró un profesor.

A partir de la idea de sensibilizar a los niños y niñas con el medio ambiente, en Embalse durante una jornada 150 chicos de todas provincias pernoctan en un bosque dentro del predio del complejo turístico. Lo primero que aprenden es el armado de carpas paso a paso: limpieza del lugar y base de las carpas; parantes, travesaño y vientos; cubretecho; evacuación de emergencia por lluvias y uso de bolsa de dormir y aislantes. Por la tarde, luego de disfrutar de la pileta, los chicos eligen los talleres de armado de candiles (con botellas plásticas), calentadores (con latas de atún y parafina), alfarería, construcciones rústicas (trípodes, tachos de basuras), refugios con ramas y pirograbado en corteza. Este campamento también incluye los ansiados juegos nocturnos que tienen como hilo conductor la orientación con brújulas y búsqueda de personajes.

Otra de las actividades de los estudiantes durante este viaje es el taller de pintura sumi-e. Julieta, la profesora, comenta complacida: "Los materiales son muy austeros: tinta china, pincel de caña con pelo natural, papel de diario para práctica y papel sulfito, que es el papel de fiambre." Según explicó la docente, se pinta un solo trazo sin corregir. Se empieza con la caña de bambú y luego se prueban diferentes figuras: paisajes, flores, peces. Su elaboración requiere de un nivel de concentración mayor que la pintura tradicional porque no se puede borrar, por la forma en que se carga el pincel y por la postura en la que se lo sostiene, con el codo levantado para que los trazos puedan salir. La profesora observó: "Es rarísimo lo que pasa con los chicos en cuanto a la sorpresa y la concentración. Aquellos que tienen más problemas de conducta son los que mejor trabajan."

En el taller de biblioteca se genera un espacio de encuentro de los chicos con la literatura. Se les narra de todo: relatos tradicionales, argentinos, universales, de escenas cotidianas. Se prevé un momento para que los niños relaten leyendas de sus ciudades y pueblos. Celeste, tallerista de biblioteca, explica: "Les contamos qué es una biblioteca y les mostramos una distinta, llena de colores, donde se puede compartir la palabra y no estar en un silencio sepulcral. Queremos que sea un espacio activo donde se puede crear leyendo, susurrando, relatando."



Los reyes magos llegaron a la Unidad Turística Embalse.


En la biblioteca se les presentan a los chicos algunos libros y después se les permite que tengan un momento íntimo de cada uno con un libro elegido. "También los hacemos escribir a partir de juegos de palabras y se llevan libros para leer a las habitaciones. Los preferidos son Villafañe, Mariño, Pescetti, además de las poesías y los cuentos de terror," aseguró Celeste.

La colonia también contó con una muestra cultural con stands donde cada escuela trajo algo referido a la provincia y una peña con números armados que representaban a cada institución participante. Aquel día bajo la sombra del árbol Juan consignó cada una de estas actividades en el diario de la colonia que escribió para compartir con su familia.