4|NIVEL PRIMARIO

Encuentro nacional de maestros comunitarios

La escuela como lugar para la alegría cultural

Entre el 8 y el 10 de noviembre, en Huerta Grande, Provincia de Córdoba, la Dirección Nacional de Nivel Secundario y la Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas organizaron el "Primer Seminario Nacional de Formación e Intercambio de Maestros Comunitarios". Participaron más de 400 maestros comunitarios y 200 directores de escuelas primarias de 10 jurisdicciones que son sede de Centros de Actividades Infantiles (CAI).

Durante tres jornadas de intenso trabajo representantes de las provincias de Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Formosa, La Pampa, Misiones, Neuquén y Santa Cruz, y de la Ciudad de Buenos Aires se encontraron en la unidad turística Casa Serrana para considerar estrategias pedagógicas y comunitarias que favorezcan el fortalecimiento de las trayectorias escolares en el Nivel Primario.

Este encuentro contó con la presencia del Ministro de la Provincia de Córdoba, Walter Grahovac, el Director Nacional de Políticas Socioeducativas, Pablo Urquiza, la Directora Nacional de Nivel Primario, Silvia Storino, y la Coordinadora de Proyectos Socioeducativos para el Nivel Primario e Inicial, Adriana Fontana. Todos ellos destacaron el esfuerzo de los docentes y las escuelas, a la vez que enmarcaron esta acción dentro de un trabajo articulado de un Estado Nacional y Estados Provinciales que asumen su responsabilidad en temas educativos con el fin de reducir la brecha social y producir alternativas de inclusión e igualdad de oportunidades.

En este sentido, uno de los participantes, Gustavo Campos, maestro comunitario de la Escuela "Cacique Pelayo", Provincia del Chaco, destacó la importancia que tiene el CAI en su institución: "Nuestra escuela tiene modalidad bilingüe y está en una zona marginal de Fontana donde viven 1500 habitantes de la etnia qom (tobas) se trabaja mucho el eje de conducta y valores porque, a veces, en la misma localidad los alumnos sufren discriminación por ser aborígenes."Campos explicó que en esta comunidad se mantiene un gran respeto a los mayores y uno de los referentes, Vicencio, tenía en su casa un tablón donde les enseñaba artesanías a los chicos, entonces se empezó a usar ese espacio. "Desde el trabajo con la artesanía estamos convocando a los niños y charlando con las familias", aseguró el maestro comunitario.

Como esa experiencia, cada maestro tenía la propia para pensar. Un público atento concurrió a las conferencias. La especialista en didáctica de la lengua Mirta Torres se refirió a la enseñanza y la transmisión cultural como actividad central de la escuela primaria y de los CAI, mientras que María Elena Cuter presentó los materiales para la alfabetización de la Colección Piedra Libre. Por otro lado, la antropóloga Laura Santillán y el psicólogo Pablo Micó se explayaron sobre la posibilidad de las escuelas de renovar el vínculo con las familias y las comunidades.



Maestras comunitarias de la EGB Nº 555 de San Fernando del Valle de Catamarca.


En diálogo con Myriam Beatriz Alegre y Juana Cochere, maestras comunitarias de la Escuela Nº 524 de la ciudad de Formosa, nos explicaron "en agosto empezamos a recorrer el barrio y trabajamos directamente en las casas, cuando detectamos cada familia que debíamos visitar les contamos de qué se trataba el CAI, qué contenidos íbamos a trabajar, por qué elegíamos a sus hijos y les dijimos que si no tenían problema en recibirnos nosotras podíamos trabajar a la sombra del árbol, donde sea". Estas maestras cuentan cómo inmediatamente las aceptaron: 'sí, maestras, vengan cuando quieran, las esperamos'. Algunas veces en una casa juntan niños de dos o tres familias, otras trabajan con varios hermanitos de distintas edades.

Una de las fortalezas del proyecto del CAI es que en cada contexto puede ser apropiado de distintas maneras. Rosa Camargo, de la Escuela Nº 254 de Santa Rosa, La Pampa, nos contó su trabajo como docente de un joven gitano que tiene 14 años y estaba sin escolarizar desde hace 3 años. "Cuando empezaron a funcionar los CAI tomé el desafío de enseñarle a leer y escribir, ya que había cursado hasta tercer grado pero las pocas letras que conocía se las había olvidado", expresa Camargo. Es un trabajo personalizado y precisamente por eso se ha formado un vínculo particular entre ellos. "Hace poco la familia me invitó a tomar el té gitano y yo llevé tortas fritas, fue un intercambio cultural hermoso y allí se acercó un primo de él de 11 años que quiere ir a la escuela, a mí me encantaría enseñarle también a este niño porque lo que vamos logrando es fabuloso", resumió la docente.

El trabajo en Huerta Grande se completó con discusiones en mesas de trabajo de las que también participaron Directores de Nivel, Referentes de Políticas Socieducativas y Coordinadores Jurisdiccionales CAI. Cada grupo abordó diferentes consignas relacionadas con la lectura y la escritura en la escuela, y se elaboraron conclusiones sobre lo ocurrido en ese espacio de reflexión. En cada caso el entusiasmo era tal que se hacía difícil desalojar el amplio salón de conferencias y el intercambio continuaba en los bellos rincones al aire libre del complejo turístico serrano. De esta forma se tiñó al encuentro con esa "alegría cultural" con la que el proyecto busca impregnar a la escuela.

1| EDITORIAL        2| IMÁGENES QUE CUENTAN HISTORIAS        3| BICENTENARIO        4| NIVEL PRIMARIO        5| POLÍTICAS EN MARCHA
6| NIVEL SECUNDARIO           7| ORQUESTAS Y COROS           8| EXTENSIÓN EDUCATIVA           9| LIBROS Y MATERIAL DIDÁCTICO