6|ENTREVISTAS

Programa Nacional de Orquestas y Coros

Educación musical en contextos de encierro

El Maestro y arreglador musical Javier Zentner, es el director del coro en escuelas de contextos de encierro dentro del Centro de Recepción "Malvinas Argentinas" de Pablo Nogués, Provincia de Buenos Aires. Posee una amplia trayectoria en propuestas similares, entre ellas, el Coro de Mujeres de la Unidad Penitenciaria N° 3 de Ezeiza, en la misma provincia.

DNPS: ¿Por qué incluir la educación musical en los contextos de encierro?

Javier Zentner: La educación musical está bastante descuidada en general desde la implementación de los planes de educación durante la década del 90. Por eso, entiendo que el acercamiento al canto en los contextos de encierro pone a disposición de las y los internos un sinfín de puentes hacia partes de sí mismos, con alcances sobre lo que llamaremos "propiocepción". El abanico de conexiones hacia partes sensibles y/o intelectuales de cada persona que permanecen escondidas es amplísimo.

DNPS: ¿Existen diferencias entre esta propuesta y la que se plantea para chicos y jóvenes que no están privados de su libertad? ¿El abordaje es distinto?

Javier Zentner: La propuesta se diferencia en la obvia circunstancia del contexto pero justamente lo que se busca son los puntos de identificación, tanto de las y los internos con el resto de las personas, como de nosotros mismos con ellas y ellos. Es desde las mutuas identificaciones que podemos generar el espacio de convivencia dentro del cual vamos a la búsqueda de las voces, que permiten la expresión de las personas. Por cierto, la particular condición del contexto nos demandan formas de abordaje que tengan en cuenta las particularidades. En términos técnicos esto no es distinto a las previsiones o estrategias que necesitamos considerar según el perfil de un coro específico (en un centro cultural, una empresa, una universidad, un grupo de amigos, etc.)

DNPS: La educación en contextos de encierro supone un escenario complejo. ¿Cuáles son las principales dificultades, tensiones o desafíos que se generan tanto para la conformación de un coro como para su sostenimiento en el tiempo?

Javier Zentner: La principal dificultad y contradicción que pone al borde de lo plausible la idea de "coro" en situación de encierro es la volatilidad en la integración del grupo. Todo conjunto -y sobre todo uno que pretende dedicarse al canto común - funciona mejor cuanto mayor sea el tiempo de maduración y estabilidad. Cuestiones como la confianza, la empatía, el aprendizaje y el espíritu de grupo se enfrentan a la discontinuidad característica de estos lugares, que se manifiesta en dos circunstancias: la cantidad de veces que alguna o alguno de los integrantes pierde el entusiasmo por participar por razones ajenas a la actividad y cuando los integrantes recuperan la libertad y, por la tanto, dejan de pertenecer al "coro".

DNPS: ¿Cómo describiría la participación de los jóvenes en el coro? ¿Cuáles son sus expectativas? ¿Cuál es la relación personal que tienen con el canto? ¿Cantaron anteriormente? ¿Cuál es la experiencia que tienen con la música?

Javier Zentner: La participación de los jóvenes es variada y esto es el resultante del cruce personal y grupal con una actividad que desconocen a priori y sobre la que se fantasean prejuicios de diversa índole. En el correccional de menores varones la mayoría presupone que cantar es una actividad vergonzante, sobre todo para una mayoría que no ha tenido el estímulo y perdió hace mucho la conexión entre el oído y su voz. Les resulta mucho menos traumático acercarse a un instrumento (piano y guitarra son los que están presentes durante nuestro taller) que a la posibilidad expresiva de su voz. Así, por ejemplo, no les importa tocar "cualquier verdura" en el teclado y, en cambio, se avergüenzan y reprimen al momento de cantar. Sería interesante estudiar porqué existe esta diferencia entre la expresión a través de la voz propia y la mediada a través de un instrumento. Con el instrumento se permiten jugar, con la voz es más difícil.

DNPS: ¿Cuáles serían las implicancias de esta experiencia en el plano social y en el individual? ¿Cuál es la principal potencia de la educación musical, y de la formación de un coro en particular, para las personas que están privadas de su libertad?

Javier Zentner: En el plano individual, como cosa fundamental, ellos han podido descubrir un valor propio que ha sido sepultado y encerrado por circunstancias de la vida. En el universo de las personas en situación de encierro he observado un porcentaje de individuos que ha perdido su capacidad de expresarse vocalmente mayor que el verificable en otros grupos. Entonces, redescubrir esa herramienta expresiva les causa una enorme impresión y desata múltiples formas de la emoción. Además, se trata de que las y los internos revaloricen partes de su persona que han sufrido severas lesiones, represiones, denuestos, cancelaciones. A partir de la práctica coral en el plano grupal - con claras resonancias luego en cada individuo - se despliegan formas de relación a las que no están acostumbrados. Se vinculan con nociones como el bien común, la solidaridad del conjunto, el bien del grupo por sobre el beneficio de uno solo, el descubrimiento de la circunstancia placentera que sucede al lograrse el objetivo musical (por modesto que sea).


Como parte del Programa Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles para el Bicentenario se puso en marcha una propuesta para la creación de seis coros en escuelas cuyos alumnos se encuentren privados de su libertad. El propósito es acercar a los jóvenes actividades que estimulen la creación artística y su participación en diferentes manifestaciones culturales, y acompañar sus trayectorias escolares con políticas socioeducativas.

Esta línea de trabajo desarrollada desde la Dirección se enmarca en las acciones que lleva adelante el Ministerio de Educación para asegurar la educación de todas las personas privadas de libertad y de este modo hacer efectivo el cumplimiento de lo establecido por el Capítulo 12 de la Ley de Educación Nacional Nº 26.206.

Como afirmara el Ministro Alberto Sileoni, "La educación es muy importante para cualquier ciudadano, y eso incluye a aquellos que están purgando una condena y tienen que rendir cuentas por algún delito. Estamos orgullosos de ser un Estado de derechos para todos, y cuando decimos 'todos' tiene que ser para todos, en esto no hay diferenciaciones".

Parlamento Juvenil del Mercosur

"Tenemos que participar porque el futuro es nuestro"

Aldana tiene 16 años y estudia en la Escuela Normal N° 6 "José Gervasio Artigas" de San Fernando, provincia de Buenos Aires, donde se implementa el Parlamento Juvenil del Mercosur. Es una activa participante del Centro de Estudiantes de la institución.

DNPS: ¿Cómo fue tu acercamiento al centro de estudiantes?

Aldana: Nació como una inquietud entre compañeros y empezamos a investigar si ya había un centro de estudiantes conformado. Ahí comenzamos a organizarnos y dimos continuidad al centro con una nueva orientación más participativa para el alumnado y para los profesores.

DNPS: ¿Cómo es la experiencia de participación en el marco de la propuesta del Parlamento Juvenil?

Aldana: La propuesta nos pareció más que interesante y no dudamos en participar y hacer nuestro mejor esfuerzo para cristalizar las ideas que se generan desde los mismos estudiantes. Es el puntapié inicial para fortalecer y seguir avanzando en la organización con objetivos comunes con nuestros hermanos latinoamericanos.

DNPS: ¿Qué lugar tiene la participación política en tu familia?

Aldana: En mi familia la política tiene un lugar preponderante porque pensamos que es la única herramienta que tienen los pueblos para crecer en sociedad. Dentro de la política sostenemos las tres banderas que son la salud, la educación y el trabajo y estamos de acuerdo con la independencia económica, la soberanía política y la justicia social.

DNPS: ¿Cómo es el vínculo con los docentes de la escuela a partir del Proyecto de Parlamento Juvenil?

Aldana: Desde nuestra participación en el Parlamento Juvenil la relación se hizo más amena. Tenemos más reconocimiento por parte de las autoridades y de los profesores, tanto de nuestra escuela como de otras del distrito.

DNPS: ¿Cuáles son las principales dificultades que surgen en las distintas instancias de debate?

Aldana: Las dificultades que surgen pueden ser coyunturales o del método utilizado en los debates pero gracias a la forma en que nos organizamos siempre llegamos a un acuerdo para ejecutar tal o cual proyecto.

DNPS: ¿Por qué considerás importante la participación política de los jóvenes?

Aldana: Porque el futuro indefectiblemente es nuestro y es importante participar activamente desde cada escuela, no solamente desde los centros de estudiantes, sino también militar para lograr un desarrollo político-social que nos hará crecer políticamente y crear las bases necesarias para pasarle la posta a los jóvenes del futuro.

DNPS: ¿Por qué pensás que hay jóvenes como vos a los que no les interesa participar?

Aldana: En muchos casos los padres los criaron en un tiempo donde se inculcaban frases como: "¿Yo?Argentino", "La política es sucia", "No te metás". Esa generación fue sumergida por la dictadura y los gobiernos neoliberales y muchos de quienes vivieron el miedo al terrorismo de Estado fueron trasvasando ese legado.

DNPS: ¿Cuál es el eje de discusión del Parlamento Juvenil que generó más controversias y cómo las resolvieron?

Aldana: La Asignación Universal por Hijo y la forma en que repercute en la economía de cada provincia y el desarrollo de los destinatarios. El debate quedó abierto.

DNPS: ¿Cuáles considerás que son los aportes más significativos que surgieron del debate?

Aldana: El fortalecimiento de los centros de estudiantes y la importancia de fomentar su creación. Me gustó la participación e intercambiar inquietudes con otras provincias.

DNPS: ¿Cómo es el encuentro con chicos de otras escuelas y otras provincias?

Aldana: Pienso que llega el mismo mensaje de Ushuaia a La Quiaca y eso despierta en mí un interés profundo porque si podemos organizarnos todos los jóvenes con, por lo menos, dos o tres puntos de coincidencia quiere decir que el país tiene un futuro más que auspicioso y un presente activo y participativo con muchos jóvenes en los centros de estudiantes. Tenemos que entender que debemos estar unidos para luchar por no quedar sometidos a la historia que vivieron nuestros padres.


Con el objetivo de implementar el debate para la construcción de conocimiento y la participación como herramienta de transformación, el Parlamento Juvenil del Mercosur promueve un espacio de diálogo institucionalizado entre jóvenes de los países de la región.

La organización de los debates a nivel institucional, jurisdiccional, nacional y regional se basa en ejes temáticos como derechos humanos, inclusión educativa, género, trabajo, salud, soberanía, comunicación y medios, participación política e integración latinoamericana.

En cada uno de estos encuentros se exhiben proyectos e investigaciones sobre los diferentes temas haciendo enfoque en los ejes planteados con las particularidades locales. De esta manera, en cada provincia se elabora un documento que expresa qué escuela secundaria quieren los jóvenes y plantea una agenda de prioridades para toda la comunidad educativa.

El Parlamento Juvenil del Mercosur busca constituir un espacio permanente de seguimiento, reflexión y propuestas sobre la inclusión y la calidad educativa integrado por jóvenes representantes de todas las jurisdicciones. Asimismo, el programa financia propuestas socioeducativas de organizaciones juveniles para la inclusión educativa. Las principales fortalezas de esta propuesta son la apertura de espacios de participación juvenil, la promoción de estrategias de inclusión de los jóvenes en la escuela y la creación de espacios alternativos de aprendizaje que contribuyan a la permanencia en la escuela.

-->